El Internet de las Cosas está cada vez más presente en nuestro día a día. Cada vez son más las industrias que ven mucho valor y potencial en la obtención de datos y tomar decisiones basadas en ellos. Básicamente convertirse en una compañía basada en datos es el principal desafío que existe actualmente. Pero por si fuera poco es tanto el potencial y competitividad que se vive en los sectores que ya desde hace un tiempo empezó a tener protagonismo en el sector más competitivo de todos, el deporte.

Por ejemplo en la F1, uno de los deportes más competitivos, incorpora el IoT (Internet Of Things) de manera casi abusiva. El auto promedio de F1 tiene alrededor de 200 sensores monitoreando en tiempo real los sistemas y subsistemas, obteniendo insights relevantes que varían según el entorno, donde miden el rendimiento del coche, en base a la pista, el clima y hasta el estado de las ruedas todo en tiempo real para dar una respuesta en ese mismo periodo de tiempo. Todo esto gracias a datos que entregan información procesada como insights accionables.

Este gran ejemplo de ejecución del IoT ayuda a los equipos a conseguir ventajas competitivas optimizando cada vez más el auto, y no solo ayuda a los equipos, ayuda al espectáculo. Ya que los fans tienen más información y pueden tener un seguimiento más detallado de la carrera.

En el mundo de la F1, los objetivos del IoT son muy claros. Ganar una ventaja competitiva frente a los otros coches respondiendo a las variables específicas de cada carrera. Este mismo principio se aplica a cualquier sector que quiera diferenciarse de la competencia y obtener una ventaja. Tener un objetivo claro en la implementación de estas tecnologías es un elemento clave, el cual en muchas industrias aún no está bien definido.

De hecho, el objetivo de negocios es el punto de partida para empezar a optimizar el rendimiento del negocio y eso significa que se va aprendiendo sistemáticamente. Mientras más conocimiento tienes, más puedes mejorar. “Conocimiento es poder”. Esto es porque el IoT más allá de ser un producto, solución o producto que se pueden comprar y hacer una especie de “Plug & Play”; el IoT y la Analítica es un marco de referencia para transformar un negocios a través de los datos. Los procesos impulsados por el internet de las cosas permiten a las compañías generar datos que aumentarán su rendimiento e incluso permitirles empezar a predecir el futuro con Inteligencia Artificial y análisis predictivo de procesos, comportamientos y sistemas e identificar componentes individuales importantes.

 

Por ejemplo, Dubai ha implementado una estrategia de IoT para ser una las ciudades inteligentes de vanguardia, con el objetivo de convertirse en el primer gobierno que elimina el papel en un 100%. Las ciudades inteligentes tienen como objetivos que el IoT conecte dispositivos con personas, y que el análisis de datos genere información para optimizar cada ciudad de manera individual o para tener un panorama completa acerca de todos los servicios y sistemas que conviven en ella. El internet de las cosas es el ecosistema que posibilita el tránsito de información y con el análisis responder a las preguntas que el IoT te plantea. Más allá del análisis de datos, conceptos como Machine Learning e Inteligencia Artificial llevan los mismos datos a insights aún más profundos y con mayor valor para las organizaciones.

En síntesis el Internet de las Cosas añade control al monitoreo, entregando certeza y precisión en la toma de decisiones y así provocando optimizar las operaciones del negocio. Pero el IoT tiene la confianza en aportar claridad a los desafíos y objetivos empresariales, donde un partner de confianza es fundamental. Incorporar este tipo de innovaciones va a suponer un cambio en la visión empresarial donde el verdadero desafío no pasa en la toma de decisión, el desafío está en elegir qué datos me aportan verdadero valor y en hacer las preguntas correctas. En caso contrario, como le pasa a muchas empresas, acumulan una cantidad de datos enorme que finalmente terminan usando alrededor de un 15% de los datos recogidos.