¿Qué negocio no tuvo la necesidad de adaptarse al cambio que significó la crisis del coronavirus? Ninguno, o muy pocos. Este cambio fue como un jarro de agua fría para muchas compañías que tuvieron que acoger nuevos instrumentos de trabajo como trabajar en la nube, aplicaciones colaborativas y por supuesto, las videollamadas. 

 Sin embargo, al tener que hacerlo apresuradamente no se preocuparon de muchas cosas que no tenían en consideración, como por ejemplo la ciberseguridad. La desesperación por mantenerse competitivo generó un caldo de cultivo ideal para los ciberdelincuentes.

 Si bien el proceso de transformación digital permite abrir nuevas oportunidades de negocios y ser más eficiente, también tiene un lado oscuro: protegerse en un ambiente totalmente nuevo y desconocido para muchos de los que se incorporaban a Internet en ese momento. 

 A continuación te explicamos qué es la ciberseguridad, por qué es tan importante y cuáles son los mecanismos de ataque de estos depredadores virtuales.

 

La importancia de la ciberseguridad

 Para ponernos en contexto, la ciberseguridad  según Kaspersky es la práctica de defender las computadoras, los servidores, los dispositivos móviles, los sistemas electrónicos, las redes y los datos de ataques maliciosos.”

 Tal vez no sentimos en qué nos podrá afectar pero la realidad es que los ciberataques por semana en España han aumentado en un 61% según el informe “Cyber Attack Trends Mid Year 2021” de Check Point® Software Technologies Ltd.

 La importancia de la ciberseguridad es fundamental, y no contemplarla como un pilar fundamental puede llevar a tu empresa a sufrir 3 grandes consecuencias:

  • Un gran revés económico: Se calcula que para este año tendremos cerca de 6 billones de dólares en daños. Los cuales se manifiestan en robos de propiedad intelectual, interrupción de tareas comerciales o información interna de la empresa. ¡Además de tener que arreglar todo el sistema!
  • Fiabilidad de la empresa:: Resulta difícil confiar en una empresa que no puede garantizar que los datos tanto de clientes como empleados estén seguros, y probablemente tengas un espacio en algún periodico digital pero no con cosas buenas. Resultará difícil fidelizar y captar clientes si se sienten inseguros con su información. 
  • Sanciones legales: Cada país también tiene regulaciones en torno a la protección de datos. No cumplir estas normas o transgredirlas pueden derivar en multas que van hasta los 20 millones de euros o que suponen el 4% del volumen de la empresa. 

 Por lo tanto la ciberseguridad es un must en todas las empresas y en todos los sectores. Es una amenaza creciente que se está aprovechando de los más débiles y son más ambiciosos con los más fuertes. 

 Incorporar prácticas de ciberseguridad en tu entorno es algo que debería estar en plena consideración y que no ha de verse como un gasto, sino como una piedra base de tu empresa.  Si lo haces bien, mantendrás a tus clientes y te diferenciarás de tu competencia al poder ofrecer confianza y fiabilidad en un entorno tan aparentemente frágil, algo cada día más difícil de conseguir.