¿Qué piensas de las inesperadas llamadas comerciales, anuncios cuando quieres ver un vídeo, avisos cuando estás viendo lo que más te gusta o un pop up mientras navegas? ¿Los encuentras efectivos? No creo que sea el único que trata de adelantarlos lo más rápido posible. 

La forma en que publicitamos nuestros servicios o productos claramente ha cambiado, al igual que ha cambiado la forma en la que compramos o trabajamos. Las innovaciones en tecnología y en el ambiente digital han dado un giro de 180º grados y por consiguiente muchas formas de hacer marketing han quedado obsoletas.

Pero como todo en la vida hay que adaptarse al cambio y ver en qué forma podemos llegar a los consumidores de una manera menos invasiva. Por eso ha llegado el Inbound Marketing, para quedarse, al menos por un buen tiempo.

Si quieres conocer cuales son las mejores técnicas para hacer esta transición y aportar  contenido que tus clientes valoren, ¡Sigue leyendo!

 

El Inbound es como un imán y el Outbound como una mosca ¿Por qué?

Partamos haciendo la diferencia entre el marketing tradicional y el actual, outbound e inbound. La principal diferencia radica en las tácticas y herramientas para conseguir llamar la atención de los usuarios y posteriormente realizar la venta.

Y sí , la diferencia de resultados es brutal. A continuación, te detallamos  sus características.

El marketing tradicional u Outbound Marketing funciona con métodos que van en una sola dirección y suelen ser muy agresivos, como los que comentamos al inicio de este post. De manera concreta, interrumpen al usuario con un contacto en frío e impuesto. Podríamos decir que es como la clásica mosca en esos días de verano que te despierta durante la noche, está en todos lados y hasta gastas tu tiempo persiguiendola para acabar con ese suplicio. ¡¡Básicamente la quieres matar!!.

En cambio el Inbound Marketing atrae, es como un imán. Se utilizan prácticas menos invasivas como tener un buen SEO o generar contenido de calidad y relevante para su público objetivo. El objetivo es atraer a los usuarios que se interesan con el contenido que hace “match” con lo que busca, se trata de establecer un contacto personal.

 Conoce sus aplicaciones en el día a día

Para que te hagas una mejor idea aquí te dejamos algunos ejemplos: 

Inbound Marketing

  1. Lead Magnet: Son recursos gratuitos y descargables como guías, ebooks o plantillas de documentos, a cambio de información.
  2. Landing pages personalizadas a cada buyer persona, esto significa crear una página previa a tu web después de que los leads hacen clic en tus anuncios o contenido
  3. Contenido relevante en redes sociales.
  4. Este mismo blog, tutoriales, webinars y los tan populares podcast.

Outbound Marketing:

  1. TV, radio y prensa.
  2. Un aviso publicitario en la carretera.
  3. Esa infinidad de artículos como tazas, cuadernos, bolis, llaveros y todo lo imaginable con el logo de la empresa.
  4. Un puesto físico de venta.

Por las razones mencionadas anteriormente, el Inbound Marketing es el camino a seguir, donde tenemos que conocer a nuestros clientes como a nosotros mismos y darles contenido de calidad y relevante para que se interesen en nosotros y nos vean como una solución para cubrir la necesidad que tengan. Recuerda, no vas a lograr un buen Inbound si no conoces a tus clientes, ponlos en el centro de todo, piensa y vive como ellos para darles lo que sabes que quieren y no lo que piensas que quieren. Y la guinda del pastel  es que según el informe de marketing de Hubspot. 

¡El Inbound Marketing es un 62% más barato que el tradicional!  Dicho esto te invitamos a poner en práctica lo que hemos visto en este artículo. Llega a más y mejores clientes, con menos gastos y menos esfuerzo. Aprovecha tu tiempo al máximo y consigue clientes de una forma eficaz y alineada a las tendencias de los consumidores de hoy.