¿Cuántas veces te has visto superado por una infinidad de tareas que tienes que cumplir para que tu negocio vaya bien? Si estás leyendo esto es porque te habrá pasado más de una vez. 

 En este artículo vamos a hablar sobre una de las herramientas más utilizadas en los últimos tiempos: se trata de uno de los software de marketing más utilizados y el tamaño del mercado asciende a 120.000 millones de dólares. 

 El CRM se ha posicionado como una herramienta fundamental para cualquier empresa que quiera seguir siendo competitiva  y quiera tener una visión completa y actualizada de lo que pasa en cualquiera de las áreas de su negocio. De esta forma, podrá tomar las mejores decisiones basadas en datos

 

¿Qué es un CRM?

 Para hacernos una idea general acerca de los CRM vamos a entrar un poco más en profundidad. Antes de nada, un  Customer Relationship Manager (CRM) es un conjunto de estrategias de negocio, marketing, comunicación e infraestructuras tecnológicas, diseñadas con el objetivo de construir una relación duradera con los clientes, identificando, comprendiendo y satisfaciendo sus necesidades, a través de un software de gestión. 

 Y tenemos 3 tipos: el operacional, el analítico y el colaborativo. A continuación te explicaremos para qué sirve cada uno de ellos.

 

Tipos de CRM

 1.CRM Operativo: Su función es simplificar, racionalizar y automatizar procesos de ventas, marketing. Entre algunas de sus funciones podemos encontrar:

  • Gestión de clientes y contactos de una empresa.
  • Seguimiento de ventas e información del cliente.
  • Análisis y evaluación de la capacidad del vendedor.
  • Pronóstico y reporte de ventas.

2. CRM Analítico: Recopila y analiza datos de nuestros clientes. Para poder entenderlos, predecir su comportamiento y tomar mejores decisiones. Algunas de sus funciones son:

  • Data Mining.
  • Almacenamiento y procesado de data.

3. CRM Colaborativo: Se encarga de gestionar la interacción con los clientes y también de los canales de distribución. Sincronizan los datos de los clientes a través de distintos departamentos para dar una mejor experiencia.

  • Ayuda a que los datos sean fácilmente accesibles y que no se pierdan.
  • Mejora la comunicación interna de la empresa,
  • Optimiza el registro de datos y entrega una visión 360º del cliente.
  • Soporte al cliente durante todo el customer journey.

Si identificas alguna de las funcionalidades descritas anteriormente en tu empresa deberías plantearte incorporar esta potente herramienta en tu día a día. Mejorarás el servicio a tus clientes, los conocerás mejor, tendrás más ventas y podrás automatizar tareas. 

Si quieres seguir compitiendo de tú a tú es imprescindible tomar la ola de la transformación digital y usar la tecnología como tu partner en control y servicio.