Por Rafael Muñiz - Diciembre 2014 - Revista SAVIA

El ejecutivo que no sabe comunicar no hace equipo y sin equipo no hay empresa. Las habilidades de comunicación son cada vez más apreciadas en una gestión directiva que camina hacia la transparencia con el cliente, pero también con el “empleado” o “cliente interno”. Una comunicación interna efectiva aporta a la empresa notables beneficios, ya que consigue alinear al empleado con la misión empresarial. Un trabajador que sabe por qué hace las cosas y qué efectos tiene su labor diaria en el conjunto de la compañía estará más motivado y entregado.

Descargar PDF