Por Rafael Muñiz – Junio 2015 – El País

Todos los productos que consumimos tienen un impacto, mayor o menor, en el medio ambiente, pero también nuestros hábitos dejan rastro. Por tanto, el consumo se encuentra al principio y al final de la cadena de muchos de los problemas que aquejan al planeta. Se hace necesario llevar a cabo un consumo responsable que es aquel que se realiza de forma racional, no impulsiva, y en base a unas ideas, actitudes o creencias.

Descargar .PDF