En la última lista Forbes  de la gente más rica del mundo, tanto a nivel nacional como internacional, vemos no solo como las grandes fortunas se siguen manteniendo, sino que además algunas se ven incrementadas. Es el caso de Amancio Ortega, fundador del grupo Inditex, quien en 2010 ocupaba el número 9 de la lista Forbes con una fortuna valorada en 25 billones de dólares, y hoy se sitúa ya en el puesto número 7 con 31 billones de dólares, dejando su antigua posición al empresario indio Mukesh Ambani.

A pesar de que 2011 ha sido significativo por la importante crisis mundial, la realidad de este importante sector de la sociedad demuestra lo contrario, ya que los multimillonarios del mundo han pasado de ser 1.011 en 2010 a 1.210 en 2011. Los millonarios españoles han logrado ganar un 6% más y atesoran 37.700 millones de euros, cantidad parecida al recorte propuesto por el gobierno para atajar el déficit. Los ricos más ricos siguen aumentando su patrimonio. Esto puede explicar que en medio de la crisis económica y del desplome del consumo,  el sector de lujo en España haya cerrado el año con unas ventas de 4.500 millones de euros, un 20% más que el año pasado, tendencia que se repite a nivel mundial.

Importante nicho de mercado para las empresas

Los fabricantes y distribuidores de productos de lujo han vivido este año una realidad diferente a la del resto de empresarios. El mercado de lujo ha sorteado airoso la crisis con un gran crecimiento y un registro histórico de ventas.

Ropa y Cosméticos

Las grandes firmas de moda han cumplido todos los objetivos que habían previsto para el cierre del año, llegando incluso a superarlos.  La ropa y los complementos se han convertido en los productos más solicitados dentro del sector del lujo en todo el mundo.  Según el último estudio realizado por la consultora Bain & Company sobre el mercado de bienes de lujo, las prendas de vestir experimentan un crecimiento del 8% y la previsión de crecimiento en el consumo de perfumes y cosméticos es del 3%.  Los buenos datos han llevado a empresas como Puig, compañía de perfumería y moda, a querer comprar Valentino Fashion Group, la enseña de la moda italiana de lujo, después de vender algunas de sus marcas de gama media o baja como Lactovit, Kinesia y Denenes. La estrategia es ganar presencia en el mercado de firmas de lujo en el que ya cuenta con las marcas Nina Ricci, Paco Rabanne, Jean Paul Gaultier y Carolina Herrera.

Coches

Según datos de la Asociación Española de Automóviles y Camiones, ANFAC, las ventas de coches de lujo han aumentado un 83% en 2011. Además, las matriculaciones de coches con precios entre 60.000 y 100.000 se han duplicado y han llegado a venderse 2.456 ejemplares de la gama más alta.   El grupo Volkswagen se ha consolidado durante el pasado año como el segundo mayor fabricante de automóviles del mundo, solo superado por General Motors, consiguiendo vender más de ocho millones de vehículos. Por su parte, Rolls- Royce, ha alcanzado el mayor volumen de ventas de su historia, con 3.538 unidades, superando  su último récord en 1978.

Joyas y Viajes

Otros productos y servicios como son las joyas y viajes han jugado también al alza este pasado año. Mientras Tiffany´s, reina de la joyería mundial, abría su segunda tienda en España y veía como sus ventas se incrementaban, decenas de pequeñas joyerías se han visto obligadas a cerrar sus puertas.  Lo mismo ocurre con los viajes, mientras el español medio se ha visto obligado a reducir su presupuesto para viajar o a cancelar sus vacaciones, la facturación de Nuba Viajes, líder español en viajes exclusivos, ha crecido un 18%. Así lo confirma el hecho de que los cruceros de lujo hayan crecido un 20%, aunque en estos últimos días se hayan embarrado las expectativas por el naufragio de uno de los barcos de Costa Cruceros.  El consumidor del lujo demanda cada vez mayor exclusividad y no se limita a coches, joyas o ropa, también busca “experiencias y vivencias de lujo”, experimentar en servicios de bienestar y viajes exóticos.

No se venden productos, sino sensaciones

El mercado de lujo ha sabido adaptarse perfectamente a las nuevas tendencias de venta, y ofrecer al cliente junto con el producto las sensaciones que pueda percibir. Hacer sentirse a sus clientes únicos y poseedores de la exclusividad son algunas de las cualidades que han hecho despegar a este sector superando las barreras económicas que ha impuesto la presente crisis, en detrimento de la clase media que se ha visto reducida, lo que considero un handicap para la economía del país.

Este fuerte repunte del sector de lujo, se debe en parte a que los productos en Europa son un 35% más baratos que en Asia por los aranceles a la exportación y que los extranjeros procedentes principalmente de economías emergentes como China, Rusia o Corea están exentos de pagar el IVA.  El nuevo lujo se relaciona con la calidad de vida, con una cultura y con la conexión a otras personas. Va más allá de lo tangible, y es que muchos de los que hoy son grandes consumidores del lujo comparten las palabras del Director Creativo Christophe Lemaire: “El lujo no es ostentación, es una sensación”.

Rafael Muñiz González

Presidente de RMG