Hoja de Ruta

Marketing Estratégico

RMG > SolucionesMarketing Estratégico > Hoja de Ruta 

La Hoja de Ruta es una herramienta eficiente de marketing que nos ayudará a planificar, de manera organizada, las próximas acciones de nuestra empresa.

Debido al contexto actual de continuos cambios que están afectando a las empresas, para ser realmente competitivas en el mercado, éstas deben contar con unas estrategias de marketing y comunicación adaptadas a la nueva realidad.

Esta nueva dinámica se ve marcada por el papel protagonista que ha adquirido el consumidor, pues gracias al auge de las nuevas herramientas tecnológicas se ha encontrado con el poder suficiente para adoptar decisiones importantes.

 

Es por ello que el mercado actual está exigiendo a todas las empresas, sin importar su tamaño o sector, a tomar decisiones de manera cada vez más rápida y eficaz, y solo las empresas que logren adaptarse a estos cambios, lograrán permanecer de manera competitiva en el mismo. Por esto, muchas organizaciones están optando por la Hoja de Ruta como actual herramienta de marketing, en detrimento del Plan de Marketing.

¿Necesitas una Hoja de Ruta? Podemos ayudarte

Uno de nuestros asesores responderá su inquietud lo antes posible. Cuéntanos tu caso

¿Qué es una Hoja de Ruta para una empresa?

La hoja de ruta es una herramienta alternativa al plan de marketing. Muchas empresas, la gran mayoría Pymes, no trabajan con un Plan de Marketing que les permita tener localizados los objetivos que persiguen, las estrategias necesarias y las acciones que deben llevar a cabo para la posterior consecución de estos objetivos. El Plan de Marketing nos permite alcanzar estos objetivos de una forma planificada y real, pero es una herramienta que demanda una elaborada y costosa planificación, siendo necesario un departamento de marketing con un buen equipo humano que sepa gestionar toda la información, recursos con los que no cuentan la gran mayoría de empresas o PYMES.

Aquí es donde entra el papel de la Hoja de Ruta. Su finalidad es servir como punto de partida a la empresa para saber exactamente dónde se encuentra y dónde quiere llegar. Además marca las pautas para conseguir llegar a esos objetivos. El coste de la hoja de ruta es mucho menor, por lo que puede resultar de gran ayuda para todas aquellas Pymes o emprendedores que no pueden permitirse un coste y unos recursos demasiado elevados.

Las empresas no pueden ser competitivas si no saben actuar en base a una guía o planificación que les permita diseñar qué objetivos pretenden para el año en el que están actuando. La Hoja de Ruta, por lo tanto, permitirá de una manera más reducida y menos costosa, realizar una planificación para las empresas de dónde están y a dónde quieren llegar, marcando para ello las pautas necesarias que se deberán realizar durante ese proceso.

Las empresas no pueden ser competitivas si no saben actuar en base a una guía o planificación que les permita diseñar qué objetivos pretenden para el año en el que están actuando.

La Hoja de Ruta, por lo tanto, permitirá de una manera más reducida y menos costosa, realizar una planificación para las empresas de dónde están y a dónde quieren llegar, marcando para ello las pautas necesarias que se deberán realizar durante ese proceso.

La Hoja de Ruta va a dar respuesta de manera sencilla y eficiente a todos esos interrogantes que se tengan.

modelo de hoja de ruta ejemplo

  • Hay que partir de la situación real de la empresa, y compararla con la del mercado en general y con la de nuestra competencia más directa. Tenemos que enfrentarnos con claridad a los desequilibrios y saber aprovechar las fortalezas actuales para que nuestra Hoja de Ruta se adapte a nuestras necesidades reales.
  • En segundo término, hay que definir los objetivos de una forma clara, concisa y directa.
  • Una vez marcados, hay que diseñar las líneas estratégicas específicas, mostrando las etapas a seguir de forma ordenada y estableciendo prioridades.
  • Estas líneas de actuación se desarrollan posteriormente en diferentes planes de acción.

1- PUNTO DE PARTIDA: Como punto de partida podemos contar con dos áreas principales:

Desequilibrios y las fortalezas de la empresa.

Debemos detallar de manera organizada y real, todos aquellos aspectos que afectan a la organización.

2-  ESTRATEGIA: Una vez establecidos los desequilibrios y las fortalezas, marcaremos unas líneas estratégicas que, en principio, condensamos en nuestra hoja de ruta tres áreas concretas. Estas áreas son: comercialización, visión estratégica de marketing y comunicación corporativa.

2.1- Comercialización: En comercialización destacaremos cómo captar más clientes o cómo debemos contar con una base de datos realmente operativa, pues de nada servirá contar con una gran cantidad de contactos si no están actualizados.

2.2- Visión Estratégica: En la fase de la visión estratégica de marketing pondremos en marcha la Hoja de Ruta. Para ello seleccionaremos a nuestros stakeholders o públicos de interés, la obtención y control de datos, ofrecer soluciones de ventas o el marketing digital.

2.3- Comunicación Corporativa: Por último nos encontraremos en la fase de comunicación corporativa. En esta fase será esencial tener en cuenta todo lo relacionado con internet y las nuevas tecnologías, desde el mundo digital, pasando por las redes sociales y llegando hasta la creación de un Storytelling.

Para el correcto funcionamiento de esta Hoja de Ruta será necesario un planning, donde se encuentren de manera organizada todas las estrategias y acciones que se van a llevar a cabo.

Este planning se adaptará a la situación particular de cada empresa, pudiendo organizar las acciones de manera semanal, quincenal o mensual. Asimismo, habrá que designar un responsable para cada acción, que será el encargado de sacar esas acciones adelante.

Ejemplo Hoja de Ruta - Planning

Ejemplo planning hoja de ruta